La primera jugadora internacional

jugadora-baloncesto-k3w-U601854125144BkG-984x608@El Correo

Álava 1943. Arriba, de izquierda a derecha, Correas, Sáenz y Nanclares. Abajo, Bengoa, Añua y Arcaute, en el frontón Urumea en San Sebastián. / KUTXATEKA

Josefina Añua practicaba varios deportes y fue elegida por el seleccionador Alfonso Jorquera por su defensa y rapidez

«Ah! ¿Sí?. No tenía idea alguna». Javier Añua, uno de los pioneros y guías del primer baloncesto masculino alavés, siquiera conocía esta historia ni la foto que ilustra estas líneas. Su prima mayor, Josefina, había jugado al baloncesto y con éxito además. Tanto, que la llamaron para jugar con la selección española como Pablo Laso o Iker Iturbe.

Corría el año 1943 y el primer equipo de baloncesto femenino de Álava se inscribió para disputar su segundo campeonato en Primera división. La Regiduría Nacional de Deportes resolvió que Vitoria no perdería la plaza a pesar del último puesto y del consiguiente descenso en la edición anterior.

El campeonato vio aumentado su presupuesto y con él la participación de equipos en la máxima categoría. Además, todos iban a competir por el título en sede única, como una Copa del Rey actual, en San Sebastián. Por entonces, el baloncesto en nuestra provincia era minoritario y monopolizado por la Sección Femenina. El masculino se reducía al ejercicio físico militar.

Las chicas de la calle Castilla, 17 tenían sendos equipos de Primera y Segunda división. Aparte de estos dos focos, también existía un tercer conjunto femenino de carácter lúdico y que por entonces vivía horas bajas en el Centro Nacional Sindicalista (C.N.S). Dos años atrás, cuando este conjunto senior femenino conseguía grandes resultados se disolvió a raíz de una desgracia. Pilar Errasti y Julia Llanos, jugadoras alavesas de notable nivel, fallecían en Miranda por una fractura abierta de cráneo. Ambas se dirigían a disputar un encuentro de baloncesto en Zaragoza. Se apearon en Miranda y cuando caminaban al lado de la vía cayeron desde una altura de 20 metros al río Bayas tras ser golpeadas por una portezuela de un tren en marcha que alguien dejó abierta. Una tragedia que conmocionó a la sociedad del momento.

josefina-risas-k3w-U601854125144fsD-624x900@El Correo

Josefina bromea con Carrasco. / PROYECTO 75ERS

Campeonato nacional

Volvamos a San Sebastián. Se disputa el V Campeonato Nacional de Baloncesto que tuvo nueve equipos participantes en dos excelentes canchas de juego como eran Amara y el frontón Urumea.

A mediados de julio de 1943, Álava quedó encuadrada en el grupo B junto a Baleares, Madrid A, Gerona y Barcelona cuya sede fue el frontón. Nuestras protagonistas no ganaron un solo encuentro y terminaron en la penúltima posición gracias a la diferencia de puntos, una circunstancia que salvó la categoría. Pero las buenas noticias no llegaron solas. Como colofón a la competición, el seleccionador nacional Alfonso Jorquera ofreció la convocatoria para los dos partidos internacionales femeninos que se iban a disputar frente a las selecciones de Portugal y Hungría.

Josefina, conocida entre sus compañeras como ‘la peque’, apareció en el listado de las doce elegidas. Una enorme sorpresa y una gran alegría para toda la familia Añoa (así, con errata incluida, se publicó la internacionalidad de Josefina).

Su hermana Angelines me contaba con toda naturalidad aquel trascendente momento y lo que ‘Jose’, como la llamaban familiarmente, les contaba sobre la metodología de entrenamiento de aquella selección: «Apenas se entrenaban. Sólo comían. Cinco comidas diarias que dejaban a ‘Jose’ tan pesada que no podía ni moverse». Más que el baloncesto, a Jorquera le importaba la alimentación ya que en plena posguerra civil, el principal problema era la nutrición. Así que, más comedor y menos cancha.

josefina-tres-k3w-U601854125144FdB-624x700@El CorreoJosefina Añua fue seleccionada con el equipo español. / DIARIO VASCO

Josefina Añua era toda una atleta. Practicaba tenis, hockey, natación y baloncesto con bastante nivel en todas estas disciplinas. Rápida, constante y con un fuerte carácter no tardó en hacerse con el liderazgo del equipo de baloncesto. Sumó, además, 12 de los 36 puntos que anotó Álava en San Sebastián, pero su elección por parte de Jorquera se debió principalmente a su defensa y a la rapidez de ‘Jose’. Por desgracia, no pudo debutar con la selección.

El desembarco aliado en Sicilia y la ofensiva contra Italia del ejercito aliado suspendió en primer lugar el encuentro de primeros de agosto frente a Portugal y posteriormente el de septiembre contra Hungría en Budapest. «Ha sido la mayor decepción que he tenido en mi vida. ¡Con la ilusión con que estábamos esperando este partido! Y estoy segura de que hubiésemos hecho un gran papel…».

Tina Nin, otra de las seleccionadas, ponía voz al desencanto de todas las jugadoras. A partir de este momento el baloncesto en Álava se sumió en años de depresión de equipos y jugadores hasta que desde el patio de un colegio de África llegaron a Vitoria tres jóvenes orensanos. Pero eso es otra historia…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.