Entrevista a Santi Segura, entrenador de Agurain (1989-1992)

agurainpalencia91

Expedición de Agurain. Equipo, directivos y afición tras el ascenso a Primera División B en 1991.

Por Rubén Gazapo Ramos

Para completar la celebración del 30 aniversario del equipo de Agurain (1989/92) entrevistamos a su entrenador Santi Segura.El técnico que implantó un estilo de trabajo, en el que el compromiso colectivo lo era todo y dotó de una personalidad propia a un equipo que pasó de entrenar al aire libre en las canchas de Los Herrán a competir en la segunda competición de baloncesto femenino nacional en apenas tres años.

Santi fue algo más que un entrenador.Él mismo nos detalla cómo vivió una etapa inolvidable e intensa para el basket alavés a través de sus reflexiones técnicas pero también muy personales.

Una trayectoria que se inició con la creación in extremis del equipo Irusta Edaritegia que disputó el campeonato provincial senior del curso 88/89. La escuadra de Santi Segura en su año de debut quedó subcampeona de la categoría y ascendió a Segunda División junto al conjunto Cerraduras Ezkurra que se proclamó campeón por mejor basketaverage (+4 puntos).

Irusta

Equipo Senior de Irusta 88/89 que ascendió a Segunda división, compuesto por:Arantza, Santi, Elena, Eva, Kris Valle, Amaia Fuentes, M.ª Paz, Isabel (Delegada), Kris Baños, María, Kris Rivas, Susana, Kris Otxoa y Amaia Ortiz de Elgea. 

El equipo que formáis para jugar en Senior como Irusta Edaritegia que se nutre de jugadoras del desaparecido club La Blanca ¿pertenecían a algún club; Utxorigorria o era un club independiente?.

Cuando en el verano del 88 desapareció La Blanca no existía prácticamente tiempo para formar un nuevo club y competir esa temporada.

Aprovechando que yo jugaba en el equipo Senior de Utxorigorria y para facilitar la salida les propuse a mis compañeros si autorizaban que existiera un equipo femenino dentro de club.Su respuesta fue positiva y eso nos permitió inscribirnos y competir en la categoría Senior Femenina.

Disponíamos de club pero no de campo para entrenar, pero íbamos a competir.En resumen Irusta Edaritegia pertenecía al club Utxorigorria como único equipo femenino.

Agurain-Basket-4

Foto: Basket en Agurain. Equipo de Agurain anterior a 1989

¿Cómo fueron los primeros contactos para ir a jugar a Agurain en integrarse en el Club del pueblo?.

Nota. Diego Expósito (ex-presidente del Club de Agurain) me contó que por la relación que tenías con él, con su hijo, e Ismael resultó clave para cerrar el acuerdo.

Cuando finalizó esa temporada 88/89 conseguimos el ascenso a Segunda División pero Irusta no podía patrocinarnos así que teníamos que buscar otras opciones.Apenas disponíamos de un mes para inscribirnos así que ante la falta de patrocinio en Gasteiz decidimos buscar una fórmula de colaboración con algún otro club de la provincia.

Analizamos todas las opciones teniendo en cuenta los siguientes aspectos:distancia, filosofía del club, contactos.A su vez y dado que el mayor coste lo generaban los desplazamientos el hecho de que existiera una compañía de autobuses iba a suponer revertir el dinero en el pueblo y facilitar así el acuerdo de patrocinio.

Todas estas condiciones se cumplían en Agurain, así que nos pusimos en contacto con Ismael y luego el trasladó la propuesta a los directivos de Agurain logrando llegar a un acuerdo entre ambos clubs. 

Este acuerdo comprendía que el equipo llevase el nombre Agurain y que se compartirían los gastos de patrocinio.

Nosotros como Utxorigorria seguíamos manteniendo la plaza pero firmamos en la Federación un acuerdo de colaboración con Agurain por lo que sus jugadoras podrían jugar en el equipo nacional.

Nosotros entendimos que la mejor forma de agradecer el esfuerzo económico y la confianza que demostraron en el equipo, era que él mismo se denominase Agurain o con el nombre de algún patrocinador.Llamarse Utxorigorria-Agurain o Agurain-Utxorigorria no tenía sentido.

Simplemente fue una acuerdo de colaboración que nos permitía a ambos clubes mantener cada uno su identidad propia pero trabajar conjuntamente.Era un acuerdo entre “diferentes” basado en la confianza plena y en el  compromiso y máximo esfuerzo.

Ambas partes queríamos que las jugadoras de Agurain y la zona pudiesen formar parte de este proyecto.

En ese momento existían dos jugadoras (Marijo e Irune) con cualidades suficientes como para jugar en Segunda, así que pasaron a formar parte del equipo.Existía un equipo cadete pero todavía no podían formar parte del equipo hasta que no jugasen en categoría Junior.

En el segundo año ya eran Juniors y hasta 7 jugadoras juniors (Amaia Campo, Marta, Idoia, Rakel, Amaia Zubiaur, Laura y Mari José) formaron parte ese segundo año en Segunda y el siguiente en Primera “B”.

Posteriormente se incorporó del Senior Pili, siendo hasta 10 el total de jugadoras de Agurain que han podido disfrutar en algún momento de competir en categoría nacional.

Agurain8990

Agurain Sallkon 89-90. (Arriba) Santi, Isabel, Susana, Arantza, Kris Rivas, Kris Otxoa, Irune, Joserra. (Abajo)Amaia, M.ª Paz, M.ª José, Gema, Kris Valle (lesionada) y Maria.

¿Ese club (Irusta) perdura a día de hoy?.

El club Utxorigorria todavía perdura pero sólo con el Senior masculino.  

Gasteiz y Divino Maestro eran los clubes potentes del baloncesto femenino en Vitoria ¿qué supuso vuestro salto a Segunda y después a 1ªB para el baloncesto alavés?.Me refiero a la rivalidad, relación con los dos clubes.

Nuestra aparición fue “aire fresco” para el baloncesto alavés ya que hicimos un proyecto al margen de los clubes importantes Gasteiz y Divino Maestro y partimos literalmente de cero.

Hemos sido un claro ejemplo de que todo se puede conseguir siempre que exista determinación clara y que todo el equipo este dispuesto a entrenar y jugar siempre desde el máximo esfuerzo, colaboración y compromiso para ello.

La clave estuvo en ir paso a paso y en ir superando uno a uno todos  y cada uno de los obstáculos que fueron apareciendo.En resumen significó  un choque de filosofías y nos constituimos como “un verso suelto” dentro del baloncesto femenino alavés.

Cuando formamos el Senior ni La Blanca ni Gasteiz ni Divino Maestro consideraban que estas jugadoras tendrían el nivel suficiente para  jugar en categoría nacional, por eso no las tenían en sus filas.

Nosotras éramos un equipo y ellos eran clubes ya consolidados con una excelente estructura de equipos de base complementada con una filosofía de fichajes de jugadoras de calidad procedentes de otros clubes y de otros entornos que fichaban año tras año.

Nosotras sin embargo ascendimos a Segunda y hasta 8 jugadoras del Senior tuvieron la oportunidad de debutar sin ningún tipo de experiencia en la categoría. Entrenábamos en Gasteiz en Aranalde y Sansomendi y jugábamos en Agurain .

Fuimos el mejor ataque de la liga durante los dos años en Segunda con 66 y 73 puntos de media por partido.

Tras sólo dos años en Segunda logramos el ascenso a Primera “B” y hasta 9 jugadoras que debutaron dos años antes en Segunda debutaron ahora en Primera “B”.

Todos estos datos indican que el equipo efectuó una trayectoria muy exitosa con número de récord los cuales tres décadas después no han sido superados.Nuestra apuesta era clara por jugadoras sin experiencia pero con mucha ilusión y dispuestas a comprometerse y esforzarse al máximo con el equipo.

El tiempo demostró que teníamos razón y que todas estas jugadoras merecían sin duda una oportunidad. Mi mayor reconocimiento y gratitud a todas ellas.

¿Cómo eran los derbys ante ellos?.

El hecho de competir con filosofías y estructuras tan diferentes hacía que en los derbys en Segunda estos equipos partieran como favoritos.

En el caso de Divino Maestro y Llodio BC les ganamos los dos partidos y con el Gasteiz perdimos dos partidos por un solo punto.

En Primera “B” ganamos uno de los derbys al Gasteiz y competimos hasta el final con Divino Maestro (futuro Eroski).

¿Qué rival te marcó como entrenador?

Soy un entrenador autodidacta con una filosofía muy definida que he desarrollado durante toda mi trayectoria.Siempre se puede aprender detalles de otros entrenadores pero en mi caso no he recibido influencias concretas de otros rivales..

¿Alguna jugadora rival que tuviera después una carrera destacada?.

Más que una jugadora quiero destacar a un equipo.

Tengo que acudir más atrás (década de los 80) para recordar y reconocer como se merece la excelente labor que se realizó en las categorías inferiores de Luis Dorado, siendo éste equipo el que luego aportó jugadoras al Gasteiz nacional tanto de Segunda como de Primera “B”.

Agurain9091

Agurain 90/91. (Arriba): Maríje, Isabel, Susana, Kris Rivas, Buru, Rakel, Diego.Abajo):Santi, M.ª José,M.ª Paz, Roncero, Kris Valle y María.

¿Cómo era aquella Primera B? Agurain jugaba ante rivales gallegos, asturianos,castellanos y de Euskadi …

La categoría de Primera “B” de aquella época era considerada la categoría de plata del baloncesto estatal (Liga 2 actual). La Primera “B” de ahora es la categoría de bronce y de mucho menos nivel competitivo, buscando la cercanía.

Desconozco exactamente cuántos grupos eran pero mínimamente pueden ser 4 a nivel estatal teniendo en cuenta que nosotros jugábamos contra rivales vascos, gallegos, asturianos y castellanos. 

Tras la última temporada en Agurain, ¿qué pasó?.Es decir, ¿el equipo siguió compitiendo en Segunda o Senior?.¿Se deshizo el equipo?.

La trayectoria en Agurain duró 3 años y posteriormente el equipo compitió otros dos años en Segunda División.Al finalizar la temporada 91/92, cinco jugadoras y yo dejamos el baloncesto activo.

El resto continuó dos años más en Segunda con el nombre de Utxorigorria.También convivió esos años con la existencia del equipo Senior de Irusta. 

Podrías decir que fue de algunas de aquellas jugadoras.¿Siguieron jugando o en otros equipos de Vitoria o vinculadas al baloncesto?.

 En la temporada 93/94 varias jugadoras se marcharon al Araba compitiendo  en Segunda y en Primera “B”.

¿Cómo definirías a nivel personal aquellos años del equipo de Agurain?.

 A nivel personal la experiencia como entrenador fue maravillosa.Todos los entrenadores tenemos como objetivo poder desarrollar nuestra filosofía y nuestra visión tanto del trabajo en equipo como del baloncesto, la competición, etc …

En mi caso siempre he tenido claro que el trabajo en equipo sólo puede existir siempre y cuando se desarrolle en base a un ideario básico pero muy claro:

Todas / Todo / Siempre / Al 100%.

A su vez este ideario en todo proyecto deportivo debe ser desarrollado desde el máximo esfuerzo y un constante afán de superación.

Durante todo este proyecto he podido desarrollar mi labor como entrenador siendo siempre fiel a mis principios, valores y filosofía del baloncesto.

En definitiva he cumplido todas mis expectativas como entrenador, siendo este el proyecto más largo, más complicado y más gratificante que he tenido la suerte de liderar.

¿Cómo era el “adn” de este equipo?.

Todo equipo grande o pequeño tiene su propio “adn”, su universo interior, sus normas no escritas, sus vivencias, sus complicidades etc …

Quiero destacar y valorar como se merece el inmenso esfuerzo llevado a cabo por todas y cada una de mis jugadoras durante estos tres años y creo oportuno describir brevemente cómo era el “adn” de este equipo, sus valores y principios los cuales estuvieron vigentes día a día durante toda la trayectoria.

Estas son mis reflexiones sobre este equipo que tuve la suerte de dirigir. 

agurainascenso91

Foto:El Correo del 10 de julio de 1991 firmado por Elena Ozcoz

“Cuando mis jugadoras se ataban las botas …”.

Hemos sido un equipo afortunado; nada nos ha sido fácil y todo lo conseguido ha sido gracias a nuestro esfuerzo.Como entrenador he tenido la fortuna no solo de dirigir a excelentes jugadoras sino de contar con las mejores “compañeras de esfuerzo”.

En el momento que mis jugadoras “se ataban las botas” ya no éramos ni colegas ni amigos, ni siquiera conocidos, eramos algo mucho más importante éramos un EQUIPO.

Las oportunidades no ocurren, se crean, por eso en nuestro caso cuando coincidieron preparación y esfuerzo fue cuando se generó la oportunidad de éxito.

Todo proyecto deportivo de varios años como éste debía iniciarse dando un primer paso.  El único modo de comenzar era dejar de hablar, ponerse a trabajar y hacerlo en base a un carácter y a una filosofía muy concreta; la “cultura del esfuerzo”, siendo estos los dos conceptos claves que iban a guiar al equipo en la realización de su básico ideario: “Todas / Todo / Siempre / Al 100%”.

Para el equipo actitud, carácter, compañerismo, compromiso, entrega, esfuerzo, intensidad, orgullo, sacrificio, trabajo en equipo, etc … eran acciones presentes en toda la actividad deportiva y no sólo bonitos y teóricos conceptos.

A su vez, el equipo era consciente de que la actitud era una pequeña virtud pero que iba a marcar una gran diferencia.El equipo iría a cualquier parte, siempre que seria hacia adelante, no dando nunca un paso atrás ni para tomar impulso, sabiendo que el mayor riesgo era no asumir ningún riesgo y caer en la conformidad.Era evidente que alguien debía intentar estar en lo alto.

¿Por qué no nuestro equipo?. 

Era el momento de definir y de responder a preguntas claves como eran:

Si no nosotras, ¿quién? .

Si no es aquí, ¿dónde?.

Si no es ahora, ¿cuándo?.

Si no es con máximo esfuerzo ¿cómo?.

agurainpalencia

Foto: Los equipos de Ondartza y Agurain celebrando el ascenso a Primera en Palencia

El equipo tenía carácter y compromiso por eso rara vez iba a sentarse y esperar a que las cosas sucediesen. Muy al contrario, se iba a levantar y hacer que se generasen oportunidades y que los sueños se hiciesen realidad.

Es decir, durante este proyecto el equipo iba a ser “arquitecto de su propio futuro” y las jugadoras iban a convertirse en “lideres de sí mismas”.

De acuerdo con su filosofía, para el equipo el éxito era el hacer, no el conseguir,era el intento, no el resultado, por eso el equipo no temía al fracaso.Perder no era un fracaso, el fracaso era apuntar bajo, por eso el equipo tenía que apuntar a la Luna, sabiendo que si fallaba, podría darle a una estrella. 

Era consciente que en los grandes intentos era glorioso incluso fracasar.El equipo sabía que nada grandioso iba a suceder por “pensar en pequeño”, para un equipo así la tragedia no era no alcanzar sus objetivos,la tragedia era no tener objetivos que alcanzar.

 Por eso el objetivo del equipo era ser cada día más competitivo mediante un crecimiento individual y colectivo basados en una filosofía clara y desarrollada desde conceptos como “cultura del esfuerzo”, “mejora continua”, etc …

A lo mejor el equipo no podía hacer grandes cosas, pero sí pequeñas cosas de una forma grande.El equipo sabía que no tenia que ser de los mejores para empezar pero sí tenía que empezar para ser de los mejores.

Iba a ser un equipo en constante construcción, que quería crecer pero para el que el “ascensor para el éxito” no iba a estar operativo.Quería triunfar y por eso no se podía quedar mirando la escalera, debía subirla sabiendo que no podía hacerlo con las manos en los bolsillos.

El equipo sabía perfectamente que el único lugar en que el éxito aparece antes del trabajo es en el diccionario.El éxito era la suma de pequeños esfuerzos, repetidos día sí y día también. Para el equipo que trabajaba fiel a su filosofía, un esfuerzo total era una victoria completa.

Si las jugadoras no soñaban, nunca encontrarían lo que había más allá de sus sueños, y un sueño no se convertía en realidad por medio de magia; se necesitaba determinación, trabajo duro y mucho sudor, siendo el nivel de suerte proporcional al mismo.El equipo sabía que cuanto más sudaría, más suerte tendría. 

También el equipo tenía muy claro que el pasado había que usarlo como trampolín y no como sofá, por eso las palabras como conformismo, comodidad o “área de confort” no iban a existir en nuestro ideario.

Mis jugadoras no disfrutaron en ningún momento de “área de confort”,la única área a la que accedieron fue a “la del esfuerzo”. 

Era muy difícil derrotar a un equipo que nunca se rendía, que si se caía a la noche se iba a levantar a la mañana, en definitiva el carácter de nuestro equipo era  el resultado de nuestra conducta.

Todos estos conceptos hacían que el equipo sería absolutamente único; pero desde la máxima humildad podía ser exactamente como todos los demás.

 Seguro que no éramos el mejor equipo pero para nosotras y para la fantástica afición de Agurain eramos “nuestro y su equipo”, con sus valores y eso era un orgullo que nos motivaba a seguir compitiendo en cualquier situación y afrontar todos aquellos obstáculos que sin duda iban a surgir. 

“Hay ocasiones que la vida te marca la música pero tu eliges como y con quien la bailas”. 

Gracias a mis jugadoras por elegir “bailar” juntos, por su esfuerzo, compromiso, por su armonía y sentido del ritmo y por no perder el paso durante todos estos bailes.Ha sido una experiencia inolvidable y como no podía ser de otra forma en algunas ocasiones dura, pero y … 

No sintáis porque haya terminado; sonreír porque ocurrió.

oriveagurain

¿Algún mensaje o dedicatoria que quieras añadir a tus ex-jugadoras y demás gente del baloncesto de tu entorno?. 

Sin duda tengo varios mensajes y todos muy positivos.Absolutamente todos los estamentos que formaban este equipo (jugadoras, técnicos, directivos de ambos clubes y afición) hicieron un gran esfuerzo, cumplieron con creces y contribuyeron sin lugar a dudas a la realización de este proyecto.

Muchas gracias por su total implicación y colaboración  a Jon Santa Coloma, José Ramón y Juan Carlos Pérez Muro y a los directivos de Agurain,Diego, Ismael y Aurelio.

Mi mayor reconocimiento y gratitud a la fantástica afición de Agurain que en todo momento nos apoyaron y nos ayudaron a conseguir el éxito deportivo.

 A nivel deportivo como equipo teníamos muy claro que íbamos a afrontar e intentar superar todos los obstáculos que sin duda iban a surgir como así sucedió.Nuestro objetivo a nivel deportivo era lograr una mejora continua que nos permitiese alcanzar nuestro máximo nivel competitivo.

Todo mi reconocimiento y gratitud a mis jugadoras por formar un verdadero EQUIPO.

Éramos un equipo normal, como todos los demás con un claro ideario y una filosofía muy definida.Teníamos muy claro que la mejor forma de predecir el futuro era crearlo

y que para ello solo existía un camino, el del esfuerzo  y el de un afán de superación constantes, en lo que lo importante era el esfuerzo y no el resultado, era el intento que no el logro.

Por todo ello todo mi reconocimiento y gratitud a mis jugadoras por toda su trayectoria de esfuerzo, por estar alineadas en todo momento con el ideario y filosofía del equipo.

Por no diferenciar entre entrenamientos y partidos, ni por el nivel de los equipos ni por el resultado obtenidos, ni por la situación del equipo.

Por ser un equipo de “acción” y no de “discurso”;  de afán de superación y no de conformismo; de disfrutar de área sí, pero de esfuerzo  y no de confort.

Un equipo en el que “caerse” estaba permitido pero “levantarse” era obligatorio en el que si “caíamos siete veces” nadie dudaba que nos íbamos a “levantar ocho”.

Un equipo  para el que la derrota no era un fracaso sino un aprendizaje; en el que la apuesta era por la continuidad y no por el fichaje; en el que la confianza era total y recíproca; en el que  una hora de entrenamiento se convertía en 60 minutos

de compromiso y afán de superación total; en el que un partido se convertía en 40 minutos de máximo esfuerzo e intensidad  en el que perdiendo de 20 luchaba por perder de 19 y en el que ganando de 19 quería ganar de 20.

Por ser un equipo en el que cada jugadora era “líder de si misma”; en el que no era necesaria la motivación ya que siempre estaban dispuestas para el esfuerzo.

Un equipo en el que no existía ni el “pero …” ni “el es que …”, etc ….

En el que las jugadoras no sólo formaron parte del equipo sino que lo sintieron y fueron capaces de “construirlo desde dentro” dando siempre un paso adelante para lograr que cada día el equipo fuese más competitivo.

En definitiva gracias por formar un EQUIPO con mayúsculas.

Durante toda nuestra trayectoria fuimos un equipo compitiendo contra clubes mucho más importantes, con mayor potencial y con estructuras mucho más competitivas.

En definitiva siempre hemos estado compitiendo desde la máxima humildad y hemos ido escribiendo nuestra historia cumpliendo y superando siempre las expectativas más exigentes, haciendo fácil lo difícil pero siempre desde la más absoluta normalidad.

Para nuestro equipo en toda su trayectoria todo ha sido absolutamente normal:

crear un equipo en cuestión de días y garantizar el poder seguir compitiendo;

comenzar desde cero,  no disponer de campo para entrenar y tener que hacerlo en el parque de Los Herrán bajo la lluvia.También fue normal el conseguir el primer año en Senior el ascenso a Segunda División.

Una vez logrado el ascenso a Segunda División y ante la nula opción de lograr patrocinio en Gasteiz, conseguir competir en Segunda mediante la colaboración entre dos Clubes humildes de la provincia fue también un hecho absolutamente normal.

También fue normal el decidir competir en Segunda División con 12 jugadoras sin ningún tipo de experiencia, de las que cuales 7 provenían del equipo Senior;el debutar en Agurain ante un frontón abarrotado contra un histórico como Gernika y ganar por un contundente 83-41.

Horas después padecer una intoxicación alimentaria colectiva que nos afectó durante cinco semanas y sin que por ello el equipo dejase de competir ni en un solo partido, algo también absolutamente normal. 

Fue normal que además de todo esto y pese a la lacra de lesiones conseguir  una excelente clasificación y  mantener la categoría de forma holgada.

En el segundo año de existencia en Segunda División  también fue absolutamente normal que el equipo consiguiera la clasificación para la fase de ascenso a Primera División “B” en Palencia y lograra el ascenso a la categoría de plata del baloncesto estatal.

También fue normal que desde la máxima humildad y fiel a su filosofía de continuidad decidiéramos competir en Primera División “B” en vez de quedarnos cómodamente en Segunda.

Ya en Primera División “B” para el equipo  fue absolutamente normal que 9 jugadoras que debutaron dos años antes en Segunda División lo harían ahora en la categoría de plata del baloncesto estatal.

También fue normal dar oportunidad a las jugadoras locales destacando que durante estos tres años en categoría nacional hasta 10 jugadoras locales (entre ellas 7 juniors) han podido disfrutar en mayor o menor medida de la experiencia de entrenar y jugar en categoría nacional.

Fue normal también que para cumplir su sueño de competir estos tres años en categoría nacional, las jugadoras de Agurain encabezadas  por Marijo tuvieron que recorrer unos 20.000 kilómetros y que el equipo tendría que hacer 2.500 kilómetros para jugar los partidos como local en Agurain siendo en cada una de estas temporadas el equipo mejor equipado, etc …

Todo lo anterior de por si ya supone un éxito al esfuerzo, al compromiso, a la confianza, al afán de superación, al sacrificio, al trabajo en equipo, etc …que sin duda deben ser reconocidos y debe ser celebrado 30 años después como se merece.

Son estos los motivos que hacen que nos reunamos tres décadas después para  compartir de nuevo desde la máxima complicidad la experiencia de ser un EQUIPO.

 Pero casi se me olvidaba que gracias al tremendo esfuerzo que hizo este equipo en toda su trayectoria también logró otros éxitos, esta vez en el apartado competitivo todos ellos dignos de destacar.

agurain1991

Foto:La plantilla de Agurain de la temporada 91/92.Arriba izquierda: Kris Valle, Amaia, Idoia, Pili, Susana, Rakel e Irune.Abajo izquierda: Mari Paz, Marijo,  Blanca y Montxi.

Para el equipo también fue absolutamente normal tener una trayectoria de éxito.Porque cuando un equipo cree que puede, puede  y cuando un equipo puede, debe.Este fue nuestro caso. Fuimos un equipo absolutamente normal que hizo lo que “tenía que hacer” eso si, de una forma absolutamente extraordinaria.

Por todo ello toda mi gratitud y reconocimiento en primer lugar al grupo de 9 jugadoras que han sido las verdaderas protagonistas y “pilar básico” de este Equipo y que han vivido toda la trayectoria:

Marí Paz Rodriguez, Mari Jose Gaston, Kristina Valle, Amaia Fuentes,Isabel Sagasti, Maria Orive, Susana Sagasti, Kristina Rivas e Irune Mugica.

También toda mi gratitud y reconocimiento para el resto de jugadoras que durante uno o dos años han contribuido de forma determinante en la trayectoria de este EQUIPO: Arantza Ordeñana, Kris Otxoa, Gemma Gardoki, Kris Buruaga, Maria Angeles Arciniega, Marije Pereda, Pili Caro, Susana Roncero,Blanca Ona  y Montxi Caballero. 

Como no podía ser de otra manera todo mi reconocimiento y gratitud a las 7 jugadoras Juniors que pese a su juventud ayudaron de forma determinante al equipo.

Amaia Campo, Amaia Zubiaur, Marta Ayala, Marí Jose y Rakel Ruiz de Egino,Idoia López de Aberasturi y Laura Ruiz de Alegria.

 Y por último, ¿cómo se va a celebrar este 30 aniversario próximamente?.

Vamos a celebrarlo con una comida conjunta el domingo día 27 de octubre y posteriormente vamos a emitir un documento en formato librillo en el que se recogerá  por un lado la trayectoria deportiva del equipo y su análisis y por otro las valoraciones tanto de jugadoras, directivos, aficionados, etc …

Sin duda va a ser un reencuentro muy especial ya que lo que nos ha unido durante estos tres años de trayectoria y éxito ha sido el esfuerzo, el compromiso y la confianza, así que va a ser un placer compartir de nuevo otro “momento de basket” con toda esta gente que tanto se implicó e hizo posible  llevar a cabo con éxito este fantástico proyecto.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .