¡Las chicas tienen piernas y cómo juegan!

Entre los deportes permitidos para la práctica femenina se encontraba el baloncesto. Un juego considerado grácil, de poco esfuerzo aeróbico y muscular y por entonces sin demasiado contacto. Así pensaban. No resulta demasiado difícil, por tanto, encontrar la razón por la que este deporte empezó con el rechazo masculino en Álava, (les llamaban maricones a…